TRANSPORTE DE PEQUEÑAS CARGAS DE EXTRACCIÓN PARTE I

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email

Es común que los exportadores requieran movilizar sus cargas de pequeñas dimensiones/pesos por vía acuática, toda vez que los costos por vía aérea, llámense remisiones por carga regular o Courier, suelen ser onerosos. Tratándose un poco de sacrificar los tiempos de entrega ya que el medio aéreo es mucho más rápido.  Sin embargo, cuando se trata de tomar decisiones y el destinatario puede esperar, la opción de enviar carga de pequeños volúmenes vía acuática, no es despreciable ya que por sus costos es mucho más manejable e impactante para construir un precio de exportación competitivo, si fuere el caso.

 

En un porcentaje aceptable, estas las cargas representan muestreo, es decir, estrategias de mercado para la colocación a posteriori de grandes volúmenes. Esto en el caso que el producto capte la atención de los compradores. Otras veces, pudieran ser para cubrir la necesidad de algunas pruebas de laboratorio. También, puede darse el caso que la pequeña extracción sea para la venta, otros casos pudieran corresponderse con equipajes o remisiones a familiares, etc., cualquiera que sea la justificación, la alternativa de utilizar el transporte acuático es una elección.

 

La dificultad se presenta ya que este tipo de transporte tiende a ser masivo, esto es, de altos volúmenes, contrastando esto con las remesas de bajas dimensiones. Es tan así, que pensar que un exportador tomará la alternativa de usar, por ejemplo, un (01) contenedor de 20 pies (1×20) para embarcar, digamos para proseguir con la ilustración, 2.000 Kg, luce utópico, si consideramos que 1×20, estiba aproximadamente kg 20.000 o un poco más, es decir, gran parte del equipo (contenedor) estaría desocupado, en cuanto a espacio se refiere. Esto sencillamente es un área desocupada que equivale a perdida.

 

Esto pareciera el planteamiento de un problema de un Trabajo Especial de Grado (TEG), por su posición antagónica, pero lo cierto del caso, es que realmente es un segmento a cubrir para apoyar a los exportadores venezolanos y puedan salir con sus cargas al exterior para así cumplir con sus compromisos. Por muchos esfuerzos e iniciativa hacia los exportadores que tengan las líneas navieras, sin temor a equivocarnos, no es su “Core Business”. Empero y siguiendo con el símil, siempre un TEG aporta soluciones al caso planteado y las recomendaciones del caso, es por ello que como solución emerge la consolidación de carga, actividad esta que permite agrupar distintas cargas de diferentes interesados para transportarlas bajo su nombre y riesgo.

 

En Venezuela, si bien es cierto la consolidación carga no es una figura nueva, su gran praxis (por lo menos la más recurrente) la encontramos para la movilización de carga de ingreso al país para los disímiles destinos aduaneros declarados por cada consignatario aceptante. Para el caso de las salidas de mercancías, no se ha comportado así, para ningún destino aduanero que el interesado declare. Dado que se ha mencionado repetidamente la expresión conjunta “destino aduanero”, pasemos una breve revista a su alcance, según el artículo 28 de la Ley Orgánica de Aduanas (LOA), el cual se transcribe en parcialmente:

 

“Las mercancías que ingresen o egresen del territorio nacional pueden ser destinadas a cualquiera de los regímenes aduaneros autorizados de acuerdo con los términos de la declaración ante la aduana, o a cualquier otro destino previsto en este Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley.
Se entiende por régimen aduanero el tratamiento jurídico aplicable a las mercancías sometidas al control aduanero, de acuerdo a la manifestación de voluntad contenida en la declaración ante la aduana.
De conformidad con los requisitos y condiciones que establezca el Reglamento, toda mercancía que ingrese al territorio nacional o egrese del mismo, podrá ser objeto de uno de los regímenes aduaneros previsto en la legislación aduanera” Omissis…

 

Con vista anterior trascripción, cuando se proyectar un consolidado de salida, es imprescindible considerar que las mercancías son susceptibles de corresponderse al cualquier régimen aduanero, es decir, permanente o temporal, sin embargo, esto no debería obstar para armar el consolidado, toda vez, que igualmente es una figura perfectamente aceptada por la LOA.

 

Ahora bien, para preparar este consolidado es necesario, digamos que vital, no perder de vista el aspecto logístico ya que su proyectista debe considerar ruta, salidas, contar con un hub (lugar donde se reúnen las cargas de mercancías que funciona como centros de conexiones y logística de distribución) intermedio que redistribuya las cargas desde este centro hacia destino final de cada una de ellas. Este hub, debe poseer determinadas condiciones de proceso, entre los cuales podemos citar: costos, frecuencia de salidas, disposiciones aduaneras que le afecten, etc.

 

Prosiguiendo con el aspecto aduanero, es oportuno glosar algunos pormenores de la consolidación de carga, comenzando por su definición estipulada en la Ley Orgánica de Aduanas (LOA). Citamos: Art 104: Por consolidación de carga internacional se entiende la actividad mediante la cual un operador distinto del porteador, transporta en el vehículo de éste carga en forma agrupada, bajo su propio nombre y responsabilidad, destinada a uno o más consignatarios finales. Así mismo, los Reglamentos de la LOA, el General y el del Sistema Aduanero Automatizado (SIDUNEA), refrendan dicho concepto, demostrando que la consolidación de carga involucra la concurrencia de los aspectos siguientes: a) la intervención de un operador, b) la presencia de un transportista principal, c) que la carga sea agrupada, d) que la mercancía se transporte bajo el nombre del operador citado y bajo su responsabilidad, e) que la carga se destinada a uno o más consignatarios.

 

A decir de la significación anterior, se interpreta que las extracciones cualquiera que su régimen aduanero, pueden perfectamente utilizar esta modalidad de operación de carga, incluso en añadidura el artículo 105 de la LOA reza lo siguiente: “Las empresas consolidadoras de carga están obligadas a: Omisss … 6) “Recibir, consignar y poner a disposición de los destinatarios o de los transportistas, las mercancías procedentes o destinadas al exterior y que se encuentren bajo control aduanero” (resultado propio).

 

En definitiva y dejando pendientes aspectos gran impacto a nivel de procedimiento aduanero en lo que se refiere a Venezuela los cuales se harán llegar en próximas entregas, concluimos que perfectamente la consolidación de carga es factible a nivel de extracción de mercancías cualquiera que sea el régimen aduanero aplicado.

 

Por Gerardo Silva

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

buscar

¡Sea parte de nuestra familia!

Suscríbase en nuestro Blog y tendrá a su disposición toda la información que necesite de nuestros servicios, además de contenido útil para usted