MONTESANO-VARGAS, UNA FAVORECIDA ZONA ADUANERA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email

En esta oportunidad hurgaremos sobre el área denominada MONTESANO, ubicada en el Litoral Central de Venezuela, en la cual concurren una cadena de instalaciones establecidas y autorizadas como almacenes aduaneros, destinadas a la custodia de las mercancías hasta tanto se satisfagan los requisitos aduaneros pertinentes, en otras palabras, bienes, objeto de regímenes aduaneros, sujetos a control gubernamental o a Potestad Aduanera. Cercana a esta localización, la Aduana más transaccional de Venezuela que sirve al Aeropuerto Internacional de Maiquetía “Simón Bolívar”, el principal terminal civil del país de tráfico de pasajeros y carga, próximo a la ciudad capital de Caracas.

Dicha área, con su adecuada infraestructura, por años ha servido para resguardar transitoriamente cargas cuyos trámites se encuentran en proceso. Se preguntarán, ¿cómo llegan estas cargas a este dominio?  La respuesta a esta inquietud, parte por registrar que la localidad de MONTESANO está separada geográficamente del citado terminal que por su naturaleza es el espacio donde son descargados los vehículos procedentes del exterior para realizar operaciones inmediatas y conexas con la carga y descarga y donde las mercancías que no hayan sido objeto de desaduanamiento (depósitos, almacenes, etc.) quedan a la orden de la Aduana e inicialmente bajo su custodia.

 

Desde este espacio y a los fines de atender la incógnita planteada, los cargamentos arribados son movilizados en “traslado” a los almacenes ubicados en MONTESANO. Esta gestión de “traslado” formalmente aprobada por la aduana, si solo si, el Auxiliar de la Administración Aduanera (AAA) solicitante, fehacientemente demuestra poseer una garantía fiscal previamente aceptada, disponible en monto y vigente a los fines de respaldar los intereses de la Republica. Durante el “traslado”, como medida adicional de control, deberá contar con una custodia oficial que vigile este movimiento de mercancías desde el almacén donde reposan una vez descargadas hasta su destino a algún almacén de MONTESANO. Se reitera que este paso de mercancías desde un almacén, que normalmente se identifica como “primario” hasta este almacén “secundario”, es bajo potestad aduanera y las mismas permanecerán en ese status solo para ser retiradas de estos predios mediante el pago de los impuestos, tasas, penas pecuniarias y demás cantidades legalmente exigibles, además del cumplimiento de otros requisitos a que pudieran estar sometidas.

 

Así las cosas, dada la importancia de estos almacenes, así como otros ubicados en las adyacencias de la zona aeroportuaria y para revestir de alguna manera esta área y sus almacenes como una extensión de la zona primaria, el 21/04/1978 fue publicado en la Gaceta Oficial No 31.471, el Decreto 2.642, donde se contempla a estos almacenes aduaneros, situados fuera a la zona estrictamente aeroportuaria, como zona primaria de la respectiva jurisdicción aduanera.

 

Es por lo anterior, que dichas instalaciones están habilitadas para recibir mercancías sujetas a tramitación aduanera, en el sentido que el representante aduanero respectivo, inicie y concluya dicha gestión con el objeto de levantar las mercancías una vez que la autoridad aduanera constate el cumplimiento al cual quedaron sometidas las mercancías.

 

Dentro de este contexto, luce pertinente introducir lo que la normativa venezolana considera Zona Primaria y a tal efecto se transcribe su definición, prevista en el artículo 1 del Reglamento de la Ley Orgánica de Aduanas:

 

“Área de la circunscripción aduanera integrada por las respectivas oficinas, patios, zonas de depósitos, almacenes, atracaderos, fondeaderos, pistas de aterrizaje, avanzadas y, en general, por los lugares donde los vehículos o medios de transporte realizan operaciones inmediatas y conexas con la carga y descarga y donde las mercancías que no hayan sido objeto de desaduanamiento quedan depositad”

 

Sin vacilaciones, estamos contestes que esta medida que en su momento tuvo una acertada justificación, privilegia a los recintos ubicados en MONTESANO y a tal punto ha evolucionado que estos establecimientos privados se han convertido en grandes facilitadores del comercio exterior para la carga recibida en este aeropuerto y controlada por la Aduana Principal Aérea de Maiquetía, ya que a la prestación de sus servicios tradicionales han agregado valor al incorporar y perfeccionar la asistencia a las cargas para su movilización, seguridad, señalización, monitoreo, soporte para la inspección física, cuartos refrigerados para temperatura controlada y en general todo un despliegue de servicios para la carga, en franco beneficio a sus consignatarios y sus representantes aduaneros e incluso algunos poseen plantas eléctricas de respaldo para afrontar las contingencias por fallas de energía.

 

Las anteriores prestaciones preferiblemente, aunque no excluyentes, en la medida que las mercancías sean transportadas bajo la modalidad de consolidación de carga, bajo el liderazgo de un Operador Logístico y que el mismo posea el almacén autorizado en el lugar que nos ocupa. Con esta actividad End to End (E2E), los importadores aseguran que la cargas dispongan de las mejores prácticas en materia de manejo, esto sumado a la atención personalizada brindada por el talento humano, adscrito a esto servidores.

 

Toda lo expuesto apunta que estos prestadores de servicios son una necesaria elección a la hora de considerar un proveedor de servicios internacionales y nacionales de la cadena de suministros  por parte de los importadores.

 

Por Gerardo Silva

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

buscar

¡Sea parte de nuestra familia!

Suscríbase en nuestro Blog y tendrá a su disposición toda la información que necesite de nuestros servicios, además de contenido útil para usted