ENMIENDAS DEL SISTEMA ARMONIZADO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email

El pasado 01 de enero de 2017, entró en vigor para la mayoría de los países la Sexta (VI) enmienda del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías. En Venezuela, se hizo lo propio ya que mediante el Decreto N° 2.647, contentivo del Arancel de Aduanas, publicado en la Gaceta Oficial N° 6.281 del 30/12/2019, incluyó el referido cambio. Según el artículo 1 del Convenio Internacional respectivo por Sistema Armonizado de Designación y Codificación de las Mercancías por (en lo sucesivo SA) se entiende: la nomenclatura que comprende las partidas, subpartidas y los códigos numéricos correspondientes, las Notas de las Secciones, de los capítulos
y de las subpartidas, así como las Reglas Generales para la interpretación.

Es claro que las nomenclaturas, sobre todo el SA, no son estáticas, todo lo contrario, en la medida que surgen nuevos tipos de mercancías o se innovan los existentes, los administradores del SA, léase Organización Mundial de Aduanas (OMA), la adecúan para que no quede desactualizada y lejos de ofrecer beneficios a los países, se convierta en toda una confusa opción que afecte negativamente al comercio internacional de bienes. Para esto, el Convenio in –comento prevé un procedimiento de enmienda.

A pesar que el dinamismo del comercio internacional marche a pasos acelerados con respecto al procedimiento de enmienda previsto, no es posible que determinadas mercancías no posean su clasificación dentro del SA. Está estructurado de tal manera que posee la denominadas Reglas Generales para la Interpretación, cuyo ordenamiento siempre conducirá a establecer su ubicación valida en una partida y subpartida.

 

Cabe destacar, que dentro de los fines del SA no solo está el asociado a la noción de percepción de gravámenes aduaneros, sino también que está ideado para que sirva para el registro de los datos que han de utilizarse para la presentación de las estadísticas del comercio de importación y exportación., ya que resultaría inconcebible no cuantificar las corrientes comerciales de los países.

Ello, razonablemente válido para la toma de decisiones pertinentes y también para que la OMA, entre otros criterios, base sus enmiendas (para aquellas mercancías que acusen bajo nivel comercial).

Ya entrando en el cuarto (04) año de pleno ejercicio de la Sexta (VI), a mediados del pasado año 2019 la OMA presentó la recomendación pertinente a propósito de la Séptima (VII) enmienda del SA, la cual se proyecta entrará en vigencia para el año 2022. Tiempo suficiente para la fase de su implementación y adaptación por parte de los países que la adopten, bien por su obligación por ser parte contratante o bien porque lo consideren importante para no quedar a la zaga en el contexto internacional, en esta materia.

Según reporta el sitio web https://sisarm.com/septima-recomendacion-de-enmienda-del-sistema-
armonizado/, entre los cambios (aclaratorias, precisiones, etc.) que se mencionan que contemplará la Séptima (VII) enmienda del SA, se enuncian los referidos a las mercancías siguientes:

  • Los desechos y desperdicios de material electrónico.
  • Drones multipropósito (distintos a los que usan cámaras para grabación)
  • Impresoras 3D
  • Artefactos explosivos
  • Kits de Diagnóstico para el Virus del Zika
  • Aceites Comestibles producidos por microbios o productos de insectos
  • Smartphones

En resumidas cuentas, se avecina la divulgación Séptima enmienda la cual permitirá a precisar documentadamente el alcance de los cambios propuestos que acogerán los países dentro de sus respectivas estructuras arancelarias para comenzarlos a aplicar, probablemente, en enero de 2022, ya que como es sabido estamos en un contexto globalizado y la interconexión compradores y vendedores, instituciones y todo aquel que rodea y/o apoye la gestión comercial resulta de esencial importancia. Aparte que propiamente hablando estamos en presencia de un tópico de Compliance, representado por la clasificación arancelaria de mercancías, la cual conlleva a la tarifa arancelaria para la determinación del gravamen a aplicar, al permiso a aplicar y al beneficio que pudiera aportar determinado acuerdo de integración para las importaciones, entre otros usos.

Por Gerardo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

buscar

¡Sea parte de nuestra familia!

Suscríbase en nuestro Blog y tendrá a su disposición toda la información que necesite de nuestros servicios, además de contenido útil para usted