Eliminación Exoneración del Arroz y Diferimiento de Tarifa Importación Vehículos Agrícolas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on skype
Share on email

El pasado 28/05/2020, se publicó en la Gaceta Oficial N° 41.889 el Decreto N° 4.216 y la Resolución Conjunta DM/N° 13 y DM/N° 022/2020, emanada de las carteras ministeriales de Economía y Finanzas y Agricultura Productiva y Tierras, respectivamente, concernientes a las directrices para la exclusión del goce del beneficio de exoneración para la importación del producto denominado Arroz (para consumo, empaquetado o a granel) códigos arancelarios 1006.30.11.00, 1006.30.19.00, 1006.30.21.00 y 1006.30.29.00, el cual fue extendido a finales del año 2019, según el Decreto            N° 4.080 publicado en la Gaceta Oficial N° 6.497 y en principio regiría hasta el venidero 30/06/2020.

 

Recordemos que este mecanismo liberatorio tiene su génesis en agosto del año 2018, mediante el Decreto N° 3.547, publicado en la Gaceta Oficial N° 41.889 y desarrollado por aquella Resolución Conjunta de las carteras Industria y Producción Nacional, Economía y Finanzas, Agricultura Productiva y Tierras, Pesca y Acuicultura, Alimentación, Salud, Petróleo y Comercio Exterior e Inversión Internacional, publicada en la Gaceta Oficial N° 6.402. Desde ese entonces y hasta el pasado 28/05/2020, las importaciones del mencionado producto se efectuaban con el sacrificio fiscal que suponía para el Estado, el ingreso de la carga impositiva vinculada a la tarifa arancelaria asociada con las subpartidas antes aludidas, la tasa por determinación del régimen aduanero y el impuesto al valor agregado (IVA). En resumen, la importación de este cereal para consumo gozó hasta el 28/05/2020 de la exoneración de todos los cargos fiscales que tradicionalmente están a cargo de los importadores.

 

En este orden, esta nueva Resolución al extrañar del beneficio de exoneración a este producto, arroja como consecuencia que todo aquel que lo importe sencillamente deberá satisfacer las cantidades impositivas de rigor, salvo el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la medida que el importador demuestre que no existe producción nacional o cuando dicha producción sea insuficiente, sin embargo, en este caso en interesado debe obligatoriamente hacerse acreedor de una certificación del ministerio correspondiente, luciendo este escenario de poco éxito. También, reseña la disposición, a título de ratificación, que la importación de Arroz estará gravada al 20% Ad-Valorem, por espacio de tres (3) meses computados desde el 28/05/2020, presumiéndose que al concluir este plazo posiblemente se dispongan de nuevas noticias al respecto, quizás basadas en el comportamiento de la oferta nacional y cualquier otro criterio valido.

Al hilo de la norma en análisis y cambiando de rubro y escenario, su artículo 3° establece que se difiere hasta por un 15 %, por seis (06) meses a partir del pasado 28/05/2020, el impuesto de importación que cause la importación de vehículos clasificados arancelariamente en las subpartidas siguientes: 8704.21.10.10, 8704.21.10.90, 8704.21.90.10, 8704.21.90.90, 8704.22.10.00 y 8704.22.90.00 (tipo “pick up”, camiones tipo “350 y 750” para uso agrícola). Ateniéndose al alcance del vocablo “diferir” encontramos que su definición más básica es: “Dejar para un momento o fecha posteriores a los inicialmente fijados la realización de una cosa” (tomado de: https://dej.rae.es/lema/diferir). Siendo apropiada esta expresión, se tendría que el Tesoro Nacional dejaría de percibir inicialmente hasta un 15% del impuesto de importación generado para percibirlo posteriormente, en el período señalado en el resuelto. En suma, la totalidad de los impuestos causados se exigirán al importador a plazos, uno inicial, dentro del proceso de nacionalización y el resto, entendemos en una porción, en seis (06) meses. Igualmente, se deduce que será impactado por la inflación favorablemente para el interesado.

Ante este panorama, forzosamente surgen algunas inquietudes preliminares, a saber: ¿Cuál modalidad se adoptará para controlar este procedimiento a nivel de Aduanas?, ¿Se exigirá garantía fiscal por el monto diferido? ¿Se ajustará el sistema oficial de la Aduana para controlar este flujo de importaciones? ¿Será un único diferimiento? Estas expectativas, en el supuesto que efectivamente se trate de un diferimiento, ya que si el lineamiento es otra figura, por ejemplo una exoneración parcial, rebaja o disminución de la tarifa prevista en el Arancel de Aduanas, desafortunadamente este alcance no se aprecia de su contenido.

Por supuesto, quedan en suspenso las respuestas hasta tanto exista alguna aclaratoria oficial al respecto, salvo que el Certificado que estipula el artículo 4, aparte de indicar el porcentaje exacto de diferimiento, satisfaga estas interrogantes y cualesquiera otras que surjan en la implementación de este novedoso procedimiento. Es menester señalar, que la emisión del antedicho Certificado será de la competencia del Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras, a petición de parte, es decir, obedecerá a un procedimiento administrativo previo que inicie el importador y donde se deduce, entre otros, que este Ente Público ejercerá los controles respectivos a fin de validar que las solicitudes que se sometan a su consideración en el sentido que nos ocupa, serán vehículos para uso agrícola a los fines de resguardar el espíritu, propósito y razón de la disposición dictada.

Dentro de este orden de Ideas, procede referirse al aspecto arancelario y para el cual se tiene que las expresadas subpartidas (8704.21.10.10, 8704.21.10.90, 8704.21.90.10, 8704.21.90.90, 8704.22.10.00 y 8704.22.90.00) se corresponden con vehículos automóviles para transporte de mercancías con motor de émbolo (pistón), de encendido por compresión (diesel o semi-diesel) y de peso total con carga máxima hasta 20 t, es decir, aparte que el Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras valide que los vehículos son para uso agrícola los vehículos deben cumplir con las características expuestas a fin que califique en una de las subpartidas antes nombradas, las cuales están gravadas con una tarifa de 20% Ad-Valorem (sobre esta tarifa aplicará el diferimiento) para su importación según la columna 3 del Arancel de Aduanas y a tenor de  su reforma parcial acaecida el pasado 05/02/2020, según Gaceta Oficial N° 6.510, sujeta, en condiciones ordinarias, al régimen legal 20 (Constancia de Registro de Norma Venezolana COVENIN o Registro de Reglamento Técnico administrado por el Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos), en atención a lo que muestra su columna 5.

En este contexto, perfectamente posible que algún importador quiera pretender hacerlo acogiéndose a las disposiciones previstas en la vigente Resolución N° 013, dictada por el Ministerio de Industrias y Producción Nacional, publicada en la Gaceta Oficial N° 6.454 del 29/04/2019, dado que la misma contempla que las personas naturales y jurídicas, podrán importar a la República Bolivariana de Venezuela, sin fines comerciales, los vehículos siguientes:

.. Omissis

b). Vehículos automóviles para el transporte de mercancías, de cualquier marca y modelo, debidamente homologados por la autoridad competente en materia de tránsito y transporte terrestre, siempre que el año modelo que asigna el fabricante o el año de fabricación no sea mayor de cinco (5) años respecto del año en que se realice la importación. (…)

 

d). Vehículos automóviles usados de los tipos PICK UP de las partidas 8703 y 8704, de cualquier marca y modelo, debidamente homologados por la autoridad competente en materia de tránsito y transporte terrestre, siempre que el año modelo que asigna el fabricante o el año de fabricación no sea mayor de cinco (5) años respecto del año en que se realice la importación.

 

De las citas textuales y del resto de este resuelto no se aprecia, en principio y salvo criterio oficial en contra, incompatibilidad alguna con el articulado de la Resolución Conjunta DM/N° 13 y DM/N° 022/20200. Siendo así, los vehículos para uso agrícola que ingresen sin fines comerciales con el diferimiento debidamente certificado por el Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras, deberán estar homologados por la autoridad competente en materia de tránsito y transporte terrestre y en atención del artículo 3 del Decreto N° 3.834, publicado en la Gaceta Oficial N° 6.454 del 29/04/2019, estarían dispensados de la presentación de cualquier otro requisito, certificado, permiso o constancia de registro, salvo el Certificado de Origen que resulte exigible, traduciéndose esto en la práctica, que el apuntado régimen legal 20, no sería exigible para efectos de presentación en la Aduana respectiva, aunque a todas luces recomendable su obtención para dar cumplimiento a otras normas. Queda a salvo de esta exclusión y a nuestra manera de apreciar las circunstancias, el Certificado emitido por el Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras, por cuanto no funge como una restricción, sino todo lo contrario, un mecanismo especial dirigido a favorecer determinado sector, por ello sería imprescindible obtenerlo.

Al respeto anterior, es sano puntualizar sobre las cantidades de vehículos, sin fines comerciales a importar, ya que la misma no es expresada en la Resolución N° 013. En la Circular Interna del SENIAT dirigida al Intendente Nacional de Aduanas signada con el N° SNAT/2019/001255 del 17/05/2019, tampoco se restringen las cantidades, sin embargo, se establece, entre otros, los lineamientos siguientes:

  • El vehículo usado que pretenda ser objeto de importación, sin fines comerciales, deberá encontrarse en un estado de conservación cuyas características físicas cumplan con la normativa vigente en materia de transito
  • A los fines de constatar que la importación de vehículos realizadas por personas jurídicas es sin fines comerciales se deberá verificar los Estatutos de la Empresa y todas sus modificaciones, que el objeto social no contemple la compraventa, permuta o cualquier otra modalidad que se asimile a la transmisión de la propiedad del vehículo importado.

De lo anterior, se concluye que la importación de Arroz retorna a su régimen regular que ostentó hasta agosto de 2018, es decir, gravada con la tarifa del 20% y sometida a las restricciones 5 y 6 (Certificado Sanitario del País de Origen y Permiso Sanitario del Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de Agricultura). Así mismo, la importación de vehículos para uso agrícola, suficientemente identificados, es favorecida con una medida de diferimiento del impuesto a pagar, siendo necesario procurar ante el Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras un Certificado valido para tales efectos y en la medida que no se considere excluyente invocar en simultaneo la Resolución N° 013, ya relevará al importador de presentar a la Aduana el documento respectivo emitido por Sencamer vinculado con el régimen legal 20, sin embargo, está obligado a homologar ante la autoridad de tránsito y el Certificado de Origen pertinente.

 

GERARDO SILVA FORNERINO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

buscar

¡Sea parte de nuestra familia!

Suscríbase en nuestro Blog y tendrá a su disposición toda la información que necesite de nuestros servicios, además de contenido útil para usted